sábado, 4 de octubre de 2008

Ven a dormir conmigo



Ansias de tenerte,
acurrucado en mi vientre
tocando fondo profundo,
temblando sobre mi boca
hasta llegar al olvido,
donde tu sabes que mora,
todo este placer dormido.

Duerme conmigo, desnudo,
desnudo de ideas, de palabras, de sentidos,
déjate llevar por mis caminos
inunda de placer mis destinos,
hazme tu mujer te lo pido.
Tómame con fuerza,
amárrame a tu piel y a tu deseo,
sé ese hombre que anhelo y disfruta
que el fuego de mi piel se consume,
que el beso privado se exalta
cuando tu vengas a besar mi espalda
y llegues al rincón de los latidos
tomando para ti el mas genuino,
ese que se escapa de mis soles
cuando mil lunas se estrellan
en la noche de tu karma…

Ven a dormir conmigo.



Para ti.

4 comentarios:

juan rafael dijo...

Menuda invitación !!!

Mond dijo...

¡Hermoso Irene! Intenso y lleno de sensaciones. :)

la escondida senda dijo...

Huyendo sólo del mundanal ruido, no de la vida, que es lo mejor que tenemos.
Sólo hay que arrepentirse de lo que no hemos sido capaces de hacer.

la escondida senda dijo...

Huir solo del mundanal ruido.

Arrepentirse sólo de lo que no se ha hecho.